Combatir la mala circulación y las piernas cansadas en Verano

Las principales causas de las piernas cansadas

Generalmente, con la llegada del buen tiempo nos apetece salir, hacer excursiones, ir a la playa, etc. Sin embargo, para las personas con el síndrome de piernas cansadas las altas temperaturas no siempre son sinónimo de diversión. Precisamente, el calor favorece la dilatación de las venas y con ello se empeora el retorno de la sangre hasta el corazón y aparece la pesadez en las piernas.

Los síntomas más comunes de esta dolencia son cansancio, calambres, hormigueos, sensación de calor, picores o prurito, hinchazón, dilataciones de las venas, aparición de arañas vasculares e incluso dolor generalizado o localizado en las varices, en caso de tenerlas. Normalmente, las causas más habituales del síndrome de las piernas cansadas, una dolencia más común en mujeres que en hombres, suelen ser:

  • La insuficiencia venosa.  Este trastorno se presenta cuando existe una dificultad en el retorno venoso sanguíneo. La sangre de las venas retorna al corazón mediante dos sistemas comunicados entre sí. Cuando este proceso fisiológico se altera, se produce la insuficiencia venosa, provocándonos pesadez en las piernas.
  • Menstruación. Durante el período menstrual, los cambios hormonales y una mayor retención de líquidos provocan innumerables procesos orgánicos, entre los cuales, se encuentra la inflamación o el edema de piernas.
  • Embarazo. Al igual que en la menstruación, durante los 9 meses de gestación se producen modificaciones internas. Aumenta el líquido que circula por las venas debido a que el útero comprime el sistema venoso; por tanto, la sangre busca una alternativa para continuar su trayectoria y se expande fuera de las venas.  Entonces, los cambios se exteriorizan de distintas formas. Una de esas formas es el edema.
  • Sedentarismo e inmovilidad. Al caminar o al correr, los músculos de las piernas trabajan y ayudan a la circulación sanguínea. Si estos músculos están inactivos o se usan muy poco, el recorrido de la sangre se dificulta y aparece la hinchazón.
  • Otras causas. Un exceso de sodio en la alimentación, los malos hábitos posturales, la obesidad, la ingesta de ciertos medicamentos o los trastornos en la glándula tiroidea también provocan hinchazón y por tanto, pesadez en las extremidades.

Muy probablemente te veas afectada/o de varices, tengas piernas cansadas o hemorroides (que no son más que varices en la zona anal). Todos estos son problemas de circulación venosa bastante frecuentes causados por la dilatación de las venas. Es un problema que afecta a muchas personas, por lo que hoy queremos hablaros de algunas plantas que favorecen la circulación venosa, evitando esa inflamación de las venas y de Ruscimel, un complemento natural a base de plantas que funciona muy bien contra estos problemas:

– Hamamelis, planta con propiedades astringentes que actúan sobre el sistema circulatorio,  desinflamando y aliviando la pesadez y el dolor que producen las venas inflamadas.

– Castaño de indias, con propiedades antiinflamatorias y astringentes, gracias a su riqueza en taninos, al mismo tiempo que evita la formación de edemas gracias a sus componentes (aescina, ácido ascórbico, vitamina C, flavonoides quercetrina y rutina).

– Ciprés, cuyas propiedades hemostáticas, venotónicas y vasoconstrictoras son perfectas para tratar la inflamación de las venas, que causa fuertes dolores en las piernas. Eso sí, no deben utilizarse productos que contengan ciprés durante la lactancia.

– Rusco, una planta recomendada en el tratamiento de la mala circulación y el dolor en las piernas, así como varices y hemorroides. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas, también puede utilizarse para tratar los problemas venosos del síndrome premenstrual y los anticonceptivos orales.

– Vid Roja combinada con Ginkgo: Otra planta rica en flavonoides, con propiedades vasodilatadoras, hemostáticas y venotónicas. Por su contenido en vitamina P refuerza las paredes de los capilares y disminuye la permeabilidad de las venas, lo que impide la formación de edemas dolorosos y alivia considerablemente la sensación de piernas cansadas y mejora la apariencia de la celulitis. Otro de sus efectos es favorecer la contracción muscular de los vasos sanguíneos, por lo que facilita el retorno de la sangre acumulada en las piernas hacia el corazón. Resulta muy adecuada en el tratamiento de los problemas circulatorios: varices, hemorroides, mala circulación en piernas y pies, arteriosclerosis, flebitis…

En nuestra tienda podrás encontrar productos adecuados para mejorar las diferentes dolencias relacionadas con un mal funcionamiento del sistema circulatorio, con diferentes formatos tales como jarabe, viales, cápsulas o tisanas de plantas…

 

Y para finalizar, además de tomar un complemento natural, hay otras precauciones a tener en cuenta para facilitar el retorno venoso: no utilizar ropa compresiva, no permanecer en la misma postura mucho tiempo (ni de pie, ni sentado) y evitar los focos de calor de forma prolongada, ya que al dilatarse, las varices dolerán mucho más.

El nuestro espacio también podemos ofrecer terapias alternativas, que le ayudarán a mejoras etas dolencias así como el retorno linfático, que también es causante de inflamación de tobillos y molestias en las piernas. Masaje Circulatorio y Anticelulítico ,  Reflexología Podal y Drenaje linfático.

Deja un comentario