Reflexología en el Embarazo y Preparación al Parto

Maravillosa técnica de gran utilidad para la futura mamá, tanto en embarazo como en la preparación al parto

El embarazo es un momento muy especial para la mujer, es una experiencia maravillosa, en la que se experimentan grandes cambios, tanto físicos como emocionales y con esto una adaptación a una serie de necesidades en cada momento de este proceso.

La reflexología nos va a permitir actuar sobre estos síntomas de una forma totalmente natural y muy efectiva, este masaje además es muy placentero para la futura mama, facilitándole desde el primer momento una mejor calidad de vida; le ayudará a paliar una gran cantidad de síntomas producidos en primer lugar por un proceso fuerte de cambios hormonales, que provocarán, además una serie de cambios también a nivel anatómico y fisiológico.

La reflexología, va a trabajar siempre con la energía que el propio organismo produce, estimulando la capacidad de regulación y auto curación propia y es el mismo organismo, quien reconoce esto como un proceso natural.

Proponemos un abordaje holístico de este momento, enfocándonos en un tratamiento global, desde los aspectos orgánico-funcional y emocional-energético, para equilibrar diferentes aspectos importantes, en este proceso vivencial de la futura mama.

A partir de la semana 14 ya podemos iniciar un tratamiento con la futura mama, en este momento la reflexología comienza a tener un papel importante, comenzarán a manifestarse ciertas molestias y se comenzarán a mostrar algunos síntomas, que a través de la reflexología vamos a poder paliar de forma muy eficaz y trabajar sobre la prevención de otros muchos que están por venir.

La prevención, nos va ayudar a mejorar la calidad de vida durante el embarazo y así apoyarnos en el momento del parto brindándonos un apoyo físico y emocional. En estos momentos la reflexología puede ayudarnos a muchos niveles, como la estimulación de hormonas necesarias para estos momentos, liberación de endorfinas, necesarias para relajar zonas importantes como el periné, etc…

Podemos tratar una gran cantidad de síntomas que irán apareciendo en diferentes etapas como:

  • Ansiedad

  • Dolor de espalda

  • Hipertensión

  • Estreñimiento

  • Prevención de la diabetes gestacional

  • Acidez

  • Hemorroides

  • Edema

  • Cambios en el apetito

  • Mareos y nauseas

  • Fatiga y calambres musculares

  • Problemas del tracto urinario.

  • Síndrome del túnel carpiano

  • Ansiedad

  • Anemia

  • Mareos

  • Hiperventilación

En cada trimestre del embarazo se van manifestando diferentes tipos de cambios, y vamos a estudiar de forma personalizada, el tratamiento de cada mujer, para adaptarnos a sus necesidades personales, dentro de este proceso. Debemos estudiar los hábitos de vida exógenos para evaluar los posibles problemas y síntomas a prevenir. Estos hábitos de vida, van a condicionar la calidad del embarazo y es importante tenerlos en cuenta y modificarlos si fuera necesario.

Durante el primer trimestre podemos encontrarnos con los primeros síntomas como mareos, náuseas, cansancio, sueño, dolores musculares, ansiedad…

Ya en el segundo trimestre comenzaremos con una prevención de trastornos como la hipertensión, la diabetes gestacional, el aumento de peso, dolores de espalda y ciática.

El tercer mes es importante trabajar sobre algunos problemas como las hemorroides, disfunción de la sínfisis púbica, edema, síndrome del túnel carpiano y la preparación al parto.

 

Preparación al parto

La mujer se prepara para el momento más importante, después de unos meses aplicando reflexoterapia, la salud es óptima y está en un buen estado de equilibrio. Llegados a este punto, con la reflexología vamos a poder activar de forma natural hormonas importantes para facilitar este momento que se acerca.

Es importante favorecer un estado de tranquilidad y paz, alejándonos de sensaciones como falta de confianza, estrés, miedo, etc…que pueden hacernos segregar otras hormonas, que pueden retardar el momento de parto, favorecer estrés fetal, y disminuir las contracciones.

La reflexología es un maravillosa alternativa para regular y estimular las contracciones en el proceso del parto, permitiendo al cuerpo responder de una forma lo más natural posible, adaptándose a la situación de forma calmada y administrando la energía del cuerpo eficazmente en este proceso.

Desde el tercer trimestre, sería óptimo recibir una sesión de reflexología semanal, para ir tratando de forma personal todos estos síntomas que están por venir, es importante ir trabajando con la energía de la mamá, favoreciendo un mayor contacto con ella misma, acompañándola en este proceso, atendiendo sus necesidades tanto físicas como emocionales, para una preparación integral y holística de uno de los momentos más importante en su vida.

La salud emocional de la madre es de vital importancia durante todo el proceso: mujeres muy expuestas a estrés, ansiedad, miedos, etc… durante sus embarazos, ya sea de tipo laboral, familiar, social, etc… podrían sufrir consecuencias nefastas en el propio embarazo y el bebé podría verse afectado seriamente; es fundamental tener esto en cuenta y trabajar desde un primer momento sobre ello. La reflexología va a equilibrar el sistema nervioso, con lo cual podemos mantener el estrés en niveles bajos, que favorecerán la salud, evitando así muchas otras consecuencias. Es un excelente apoyo, ya que pone a disposición de la embarazada a un terapeuta, brindándole con sus manos ese calor humano, tan importante para que se sienta querida, reforzada y apoyada en este apasionante viaje hacia la maternidad consciente.

 

Deja un comentario